Economía 1º Bachillerato 2013/14

Loading...

miércoles, 27 de mayo de 2015

La TAE el TIN.- ejemplos

EL TIN Y LA TAE EN UN EJEMPLO

Para ver de forma gráfica las diferencias entre el TIN y la TAE, vamos a poner un ejemplo de las condiciones de un préstamo en dos entidades financieras.
Préstamo de entidad 1:
Importe: 12.000 €              
Plazo: 12 meses               
TIN: 0%
Comisión de apertura: 3,5%            
Seguro protección pagos: 1%           
TAE: 8,93%                   
Total a devolver: 12.540 €
Préstamo de entidad 2:
Importe: 12.000 €
Plazo: 12 meses
TIN: 6,95%
Sin comisiones
Sin seguros
TAE: 7,18%
Total a devolver: 12.493,07€
En este ejemplo, el préstamo con 0% TIN y comisiones es más caro que el de 6,95% TIN sin comisiones, ya que su TAE es mayor.
El Banco de España dispone en su página web de un simulador que permite obtener la TAE de cualquier préstamo (hipotecario o personal).

domingo, 24 de mayo de 2015

Negociar una oferta de trabajo

http://t.elblogsalmon.com/mundo-laboral/reglas-para-negociar-una-oferta-de-trabajo
En este artículo nos dan las reglas, que explica en el artículo vinculado, para alguien que tiene que negociar una oferta de trabajo, que son las siguientes:
  1. No hay que subestimar la importancia de la simpatía. Hay que caerles bien.
  2. Ayuda posibles empleadores a entender por qué te mereces lo que estás solicitando. Tiene que creer que te mereces el trabajo.
  3. Deje claro que te pueden conseguir. Que con tantas ofertas, vas a tomar otra.
  4. Entender la persona al otro lado de la mesa. Especialmente entendiendo los obstáculos que tienen para contratarte.
  5. Entender sus limitaciones. Esto incluye también en las distintas formas de pagarte.
  6. Estar preparado para las preguntas difíciles.
  7. Centrarte en la intención del autor de las preguntas, no sólo en sus preguntas.
  8. Considera el conjunto del acuerdo.
  9. Negociar múltiples problemas a la vez, no uno a uno.
  10. No negociar por el simple hecho de negociar.
  11. Entender el calendario de las ofertas.
  12. Evitar, ignorar o restar importancia a los ultimátums.
  13. Recuerda que tu entrevistador no está tratando de hacerte daño.
  14. Quédate en la mesa.
  15. Mantener un sentido de la perspectiva.
En el video vinculado es muy largo pero partes son muy interesantes.
Buena suerte para los que buscáis trabajo.

LA NECESIDAD DEL TRABAJO EN EQUIPO PARA LA EMPRESA

En la actualidad son muchas las organizaciones que exigen a sus empleados la capacidad de llevar a cabo sus tareas en un ambiente colaborativo, siendo el trabajo en equipo una de las competencias más valoradas a la hora de seleccionar a los empleados en una empresa.
José Ortega y Gasset decía: “Solo se aguanta una civilización si muchos aportan su colaboración al esfuerzo. Si todos prefieren gozar el fruto, la civilización se hunde”. Una cita que desde hace tiempo, las organizaciones han extrapolado a su filosofía.
equipo-CuVitt
Entender y adaptar los distintos elementos ayuda a desarrollar el mecanismo de las políticas de la compañía orientadas hacia la estimulación del crecimiento del trabajo en equipo.
Y es que una empresa que logra conformar un equipo de trabajo aumenta las ganancias por una mejora en los resultados tanto individuales como colectivos, y contribuye a disminuir el gasto en controles. Pero estos no son los únicos aspectos positivos del trabajo en equipo, sino que hay más:
- Motiva a los empleados
- Ayuda a encontrar nuevas soluciones e ideas
- Favorece la reciprocidad
- Aumenta el empoderamiento y el compromiso de los miembros
- Da seguridad y confianza a las personas
- Se aprende más al conocer constantemente puntos de vista diferentes
- Aumenta la posibilidad de mostrar las fortalezas individuales
- Se crea una mayor comunicación y relaciones
- Enriquece el trabajo
- Favorece positivamente la consecución de objetivos
- Agrega valor a los procesos y los resultados son de mayor calidad
- Permite compartir las metas y objetivos del trabajo
La adquisición de valores como la solidaridad o el respeto, además del aprendizaje y asimilación de las ventajas del trabajo colectivo, son algunos de los aspectos destacados que aporta fomentar los trabajos de grupo.
Por todas estas razones y como individuos sociales que somos, es importante que aprendamos que trabajar con los demás nos enriquece y permite que desarrollemos mejores ideas y utilicemos nuestros talentos y habilidades. Una práctica que en CuVitt defendemos ciegamente.
Artículo de CuVitt

11 claves para hacer un buen curriculum

curriculum

El currículum vítae, ya sea en versión física o digital, sigue siendo una de las principales herramientas de las que disponen aquellas personas que buscan empleo, al ser la carta de presentación que todo profesional deberá presentar para optar a un puesto de trabajo.
Tiene como fin mostrar un resumen de nuestra carrera profesional y académica, dibujando un perfil lo suficientemente atractivo y concreto en la mente de los responsables del proceso de contratación, a cuentas de que se desee programar una entrevista personal. Por tanto, será la primera impresión que tendrán de nosotros y es muy importante cuidar su realización.

Síntesis y claridad

Lo más probables es que el responsable del proceso de selección tendrá que revisar muchos currículums para encontrar a los candidatos que considere más adecuados para el puesto. Por tanto, es sencillo imaginar lo desesperante que les resulta encontrar documentos llenos de información innecesaria, textos apretados, tamaños de letra incómodos, etc.
Nuestro curriculum debe poder leerse rápido, dejando tras su lectura una imagen definida de quiénes somos y de dónde venimos. Normalmente se considera que un currículum debe tener entre uno y dos folios de extensión, teniendo una estructura clara y mostrando los puntos clave, sobre todo respecto al puesto al que se opta. Si puedes evitar el segundo folio, muchísimo mejor.
Utiliza un lenguaje sencillo y frases cortas. Contempla datos relativos a los nombres de las empresas para las que has trabajado, fechas y puestos, así como lo relativo a los estudios. Trata de proporcionar respuestas a estas preguntas: qué, dónde y cuándo.
En algunas profesiones especialmente técnicas, así como en el área médica, los currículums tienden a ser más complejos y amplios. En dicho caso puede ser convenientedestacar la información importante mediante el uso de negritas, de forma que el lector pueda identificar fácilmente la información más destacable.
Si queremos defender algo más nuestra candidatura, disponemos de la posibilidad de escribir una carta de presentación. En ella también deberemos escribir de forma escueta, pero podemos poner en valor datos diferentes a lo expuesto en el currículum. Es decir, es un lugar ideal para hablar de nuestras actitudes. Repetir lo que está en el currículum es innecesario y reiterativo.

Estructura

Con el fin de facilitar la lectura y la ubicación de datos de interés, el currículum debería estar dividido en varias categorías. En la primera proporcionaremos nuestra información personal, comenzando por nuestro nombre y apellidos, así como fotografía.
Esta fotografía, de incluirse, no debería ser demasiado oscura y tiene que mostrarnos de forma positiva y profesional. Algunas personas prefieren no incluirla, pero recuerda que siempre es más sencillo recordar una cara que un nombre, además de que se empatiza más. No ponerla puede jugar en nuestra contra.
Algo más abajo proporcionaríamos otros datos personales como: fecha de nacimiento, domicilio, teléfono de contacto, e-mail y página web si disponemos de ella y puede proporcionar valor a la candidatura.
En algunas guías encontrarás la recomendación de poner nuestro estado civil, pero personalmente considero que esto no debería importar en un proceso de selección, ya que es algo que pertenece a nuestra vida personal y que no tenemos por qué ir exponiéndonos en un primer contacto de este tipo.
Tras los datos personales, crearemos otra sección denominada “Formación”, que es el sitio ideal para plasmar nuestros títulos académicos, conocimientos de idiomas, ofimática, etc.
En tercer lugar abriremos un apartado que podemos llamar “Experiencia profesional”, donde plasmaremos la información relacionada con ella. Podemos introducir desde prácticas profesionales o empleos, pero si tenemos muchas experiencias o varias de ellas son de una corta duración, deberíamos ser selectivos y poner las que más se aproximen a la naturaleza del trabajo al que optamos.
Si hay grandes vacíos entre empleo y empleo, lo cual no es tan extraño dada la situación del mercado de trabajo actual, deberíamos poder aclarar qué hemos hecho durante estos periodos (es más que probable que nos lo pregunten si llegamos a la entrevista), así que si te has estado formando no olvides plasmarlo en la sección anterior, aunque no esté directamente relacionado con el puesto.
Lo importante es describir cómo se ha ido desarrollando nuestra carrera profesional, lo cual plantea dos posibilidades a la hora de ordenar nuestras experiencias profesionales y formativas.

Cronológico o por importancia

Ordenar nuestro currículum es una de esas decisiones que puede dar al traste con el mismo si no lo hacemos con cuidado. Algunas personas consideran que es importante situar en la parte alta de cada sección las experiencias formativas y profesionales más importantes de su carrera, pero debemos tener mucho cuidado si estás están muy alejadas en el tiempo, pues podría reflejar cierta decadencia o un estancamiento.
Normalmente es buena idea ordenarlo cronológicamente de forma inversa, situando las últimas experiencias al principio. Estas pueden ser complementadas (siempre de forma resumida) por las funciones desempeñadas y los cargos que se han tenido. Además, las últimas experiencias suelen ser más relevantes que las primeras, de modo que tendrán más visibilidad.
Romper el orden temporal puede producir confusión en el seleccionador, que puede encontrarse ante un puzzle que quizás no tenga la paciencia de resolver. Necesita un perfil y esto pasa por describir nuestra historia profesional como una serie de pasos que se dan en el tiempo, no a saltos interdimensionales ni otros recursos del cine fantástico.

Otros datos de interés

Este apartado se puede incluir al final del currículum, con el fin de ayudar a completar el perfil que hemos dibujado en la mente del encargado de la selección. Podemos hablar de nuestras capacidades personales, aunque la verdad es que esto se llena de tópicos que no son demostrables simplemente por escribirlos en un papel.
Algunas personas dicen que entre sus hobbies se encuentra la práctica de deportes en equipo, que tiene ciertas inquietudes artísticas, etc. con el fin de mostrar cualidades de liderazgo y creatividad. Todas estas cosas están bien, aunque dependen mucho del lector y de cuántos currículums le lleguen contando la misma historia.
En cualquier caso, busca experiencias y valores relacionados específicamente con el puesto al que optas y no conviertas este apartado en una publicación de gustos al estilo Facebook, sino en algo que aporte valor a tu perfil.

Últimas consideraciones

No imprimas mil currículums iguales para repartir de forma indiscriminada. Márcate objetivos de empleo y crea varios modelos según los tipos de trabajo a los que quieras optar, pues es mejor apuntar que disparar al aire. No presentes fotocopias, pues muestran cierto desdén, sino originales. Siempre que puedas, adjunta una carta de presentación dirigida a la empresa o persona encargada de la selección.
Tu objetivo es lograr una entrevista de trabajo, así que cuida el diseño y evita a toda costa las faltas de ortografía. Además, no olvides que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, así que no mientas para lograr la entrevista.
A simple vista debe ser un documento que invite a la lectura, para luego poder convencer con el contenido. Como decían en Django: “Antes tenían mi curiosidad. Ahora tienen mi atención.”
 

 Artículo del Blog Salmón
 
 
 

viernes, 22 de mayo de 2015

Va de índices .....

¿Hamburguesas cuestionando divisas? El índice Big Mac

¿Quién no ha escuchado alguna vez algo sobre el índice Big Mac? Sí, es un indicador económico basado en el precio de la famosa hamburguesa, pero ¿cómo funciona y qué mide exactamente? Vamos a verlo.
El Big Mac index fue creado en 1986 por el semanario británico The Economist como un indicador económico informal para saber si una divisa está infravalorada o sobrevalorada respecto a otra.
El índice está basado en la PPA, o teoría de la Paridad del Poder Adquisitivo. Según esta teoría, podemos comprar la misma cantidad de bienes en cualquier país del mundo al que llevemos un dólar y lo cambiemos por la moneda local.
Un ejemplo de la PPA: con 1$ compramos un kilo de arroz en Estados Unidos. Si ese dólar lo cambiamos a euros tendríamos 0,88€, y en Europa un kilo de arroz nos debería costar 0,88€. En Inglaterra, por ese dólar nos darían 0,65£, y un kilo de arroz nos debería costar 0,65£.
El índice Big Mac, en vez de utilizar el precio de un kilo de arroz, utiliza el de la hamburguesa Big Mac en 55 países, para:
•  Saber algo meramente curioso: cuánto cuesta la hamburguesa en cada uno de esos países.
•  Calcular de una forma informal y fácil si una divisa está infravalorada o sobrevalorada respecto a otra. Ésta es la razón de ser del índice Big Mac.
Un ejemplo. Haciendo uso de los últimos datos, un Big Mac en Europa cuesta 3,68€ y en Estados Unidos 4,79$. Con Paridad de Poder Adquisitivo: 4,79$/3,68€=1,30$/€. Sin embargo, el tipo de cambio en el momento de hacer este ejemplo es 1,13$/€. Según el índice Big Mac el euro estaría infravalorado un 15% respecto al dólar.
En la página de The Economist hay un mapa interactivo para calcular el índice de cualquier país respecto a las cinco divisas más importantes (dólar, euro, libra, yuan, yen). Si queremos calcularlo respecto a otra divisa, podemos descargarnos los datos disponibles en la misma web.
En 2011, para celebrar el 25 aniversario de la creación del índice, The Economist lo mejoró y empezó a ofrecer dos versiones:
•  Índice Big Mac “raw”, que es el tradicional, como lo hemos explicado antes.
•  Índice Big Mac “gourmet”, que contempla el efecto Balassa-Samuelson: los precios son más bajos en los países pobres que en los ricos, porque los costes salariales son más bajos. Entonces, para el índice “gourmet”, además se tiene en cuenta el PIB per cápita del país.
Existen otros índices similares, como el Tall Latte index, basándose en el café de Starbucks, también de The Economist o el Billy index, según el precio del mueble librería Billy, vendido en Ikea.

miércoles, 6 de mayo de 2015

"Actualiza tu forma de buscar empleo"

Artículo de Lucia Veiga -5 de Mayo de 2015- Economía -El país

Más de cinco millones de personas están oficialmente en el paro. Una cifra aún más dolorosa porque detrás de su magnitud se esconden amigos, familiares o conocidos, cada uno con una historia y un proceso de superación. En un escenario laboral tan deprimido y con tanta competencia entre candidatos, la formación y la experiencia ya no suficientes por sí solas para encontrar empleo. La clave para tener éxito es diferenciarse de los demás. ¿Cómo?:

1. Capta la atención con tu currículo

El currículo sigue siendo la piedra angular a la hora de buscar trabajo. Procura que sea breve y usa frases cortas y sencillas. Lo mejor sería negro sobre blanco, en formato PDF y con la información de contacto en cada página. Esto es lo que aconseja el jefe de recursos humanos de Google, Lazlo Bock, que publicó en su perfil de LinkedIn las claves que considera imprescindibles para redactar un CV de éxito. Bock sugiere que utilicemos una hoja cada 10 años de experiencia profesional y alerta que mentir —por ejemplo acerca del conocimiento de los idiomas— es un arma de doble filo porque tarde o temprano la empresa nos pillará. Además, aconseja que alguien de confianza revise nuestro CV, ya que las faltas ortográficas son razón automática para descartar al candidato. Para terminar, no debemos limitarnos a la simple descripción de las funciones que hemos desarrollado, sino incluir nuestros logros, como el haber aumentado las ventas de nuestro departamento o el número de contratos que firmó la empresa gracias a nuestro trabajo.

En el currículo, hay que utilizar una hoja cada 10 años de experiencia profesional
Una vez que el CV esté listo, la consultora Adecco sugiere que lo adaptemos a las expectativas de la empresa, y que preparemos currículos personalizados para cada compañía a la que decidamos enviarlo.

2. Cuida las redes sociales

Uses las redes sociales que uses, estas se convierten en tu escaparate: la mayoría de las empresas cuenta con una página propia en las plataformas online y hurga en los perfiles de los potenciales candidatos para encontrar información adicional. Según el informe Búsqueda de empleo y reputación digital en la era 3.0, elaborado por Adecco e Infoempleo, más del 73% de los profesionales de recursos humanos utiliza estas herramientas para reclutar talento.
Para tener éxito en tu búsqueda, empieza con crear un perfil profesional en las redes claves: LinkedIn es la mejor valorada tanto para empresas como para candidatos, pero Facebook y Twitter están ganando terreno. Utiliza una foto formal pero no demasiado seria y descríbete de manera original para destacar sin caer en la extravagancia. Mantén tus perfiles actualizados y agrega a amigos y conocidos, así como a empresas y profesionales que no conoces personalmente pero que encajan con tu perfil y tu búsqueda. Por último, ponte a interactuar: participa en conversaciones, comparte tus experiencias profesionales, publica tus logros. Más te expones, más visibilidad tendrás.

3. Escribe un ‘blog’ y crea reputación ‘online’

Escribir un blog es una oportunidad de darnos a conocer, crear un espacio que muestre lo que podemos llegar a hacer profesionalmente y que pueda marcar un plus en un proceso de selección. Para empezar, elige un tema que te apasione y escoge un dominio atractivo y fácil de recordar. Busca una plataforma gratuita, como por ejemplo wordpress.comweebly.com o blog.com y publica posts por lo menos tres veces a la semana, acompañados por fotos e infografías —con herramientas gratuitas como por ejemplo canva.com o piktochart.com—. Crea listas de lo más leído y expresa tu opinión, ya que el objetivo es crear una marca personal que te distinga de los demás.

4. Amplía tu ‘networking’

El networking es un anglicismo que se refiere a mantener, conservar y ampliar la red de contactos profesionales. El libro Red de Contactos: Consejos, ideas y trucos para conseguir empleo en 2015, publicado por Infojobs, explica que la mayoría de las ofertas laborales están ocultas, es decir, no están publicadas en ningún sitio. Por eso, cuanta más gente sepa que estás buscando una oportunidad laboral, más fácil será conseguir tu objetivo.
Antes de empezar, debes de tener claro tu propósito para poder “venderte” de la mejor manera con todos los potenciales reclutadores. Elena Huerga, autora del libro Encuentra tu trabajo en 12+1 pasos. Siente una vocación, crea tu proyecto, aconseja que vayamos a tomar un café con dos profesionales distintos y generemos cinco contactos en las redes cada semana, tanto personales como profesionales. Para Bernard Marr, influencer y experto en Big Data, hay que presentarnos de manera profesional y atractiva sin caer en los típicos clichés como “orientado a los objetivos” o “motivado” y publicar un post en las redes todos los días —para luego reducir la frecuencia a dos veces por semana—, además de participar en los grupos de conversación relacionados con nuestro sector. Por otro lado, una opción gratuita para conocer gente nos la dan todos los eventos relacionados con nuestro sector, como charlas, conferencias, congresos y cursos, que a menudo son gratuitos o tienen un precio simbólico. En estas ocasiones, no te levantes y te vayas nada más salir, preocúpate por conocer al que tiene los mismos intereses que tú. Puedes obtener información muy valiosa sobre qué se mueve en tu zona.

5. Organiza una búsqueda multicanal

Enviar el currículo es el modo más tradicional de buscar empleo. Departamentos de recursos humanos de las empresas que nos interesen, consultoras como Randstad o Adecco, y portales como infojobs.net o monster.es serán nuestro primer objetivo. En otra liga se mueven las compañías de headhunting, como Korn Ferry International, que encontró a Pablo Isla para Inditex, o Alemany&Partners, empresas especializadas en perfiles muy específicos, principalmente para puestos directivos.
Por otro lado, habrá que dejar el currículo a la persona adecuada. Tanto si se entrega físicamente como si se envía por correo electrónico no vale dejarlo en la puerta de la empresa. Busca al responsable del área donde te gustaría trabajar, a través de tus contactos o de las redes. Esas son las manos en las que debe caer tu CV para aumentar tus posibilidades de éxito.

6. Mejora tu oratoria

Todos hablamos y nos comunicamos, pero la mayoría tenemos mucho margen de mejora, sobre todo a la hora de una entrevista de trabajo. Recuerda que los profesionales de recursos humanos privilegian respuestas cortas y precisas, no les gustan las expresiones rotundas, como “jamás” o “nunca”, ni las muletillas, que son señal inseguridad. Si crees que necesitas formarte sobre el tema, existen libros —como la Guía práctica de oratoria de Jürg Studer—, cursos y talleres ofrecidos por diferentes entidades —por ejemplo los de la Escuela Europea de Oratoria—, o vídeos en YouTube ya listos para ayudarte.

7. Prepara una entrevista estándar

En todas las entrevistas hay preguntas típicas. Ser obvio y previsible no nos beneficia, por eso se recomienda tener respuestas preparadas, sobre todo por si nos quedamos en blanco o los nervios nos impiden pensar con claridad. En el informe de la Fundación Adecco 15 consejos para buscar empleo, se recomienda documentarse sobre la empresa antes del gran día y preparar respuestas a preguntas clave como “¿por qué quieres trabajar aquí?”, “¿qué aportarías a la empresa?”, “¿por qué deberíamos elegirte?”. Lo mejor sería practicar ante algún amigo o familiar y repasar bien nuestro currículo para poder contestar rápido y seguro por si nos piden alguna aclaración sobre nuestra trayectoria laboral.

Durante la entrevista, cuida el lenguaje no verbal e intenta mirar siempre a los ojos el interlocutor
Durante la entrevista, habrá también que cuidar el lenguaje no verbal. Desde Adecco sugieren mirar siempre a los ojos, saludar con firmeza al dar la mano y evitar cerrar los puños, señal de nerviosismo. No habrá que gesticular demasiado, pero tampoco estar parado del todo, ya que daría una imagen antinatural. De la misma manera, hay que evitar tocarse el pelo a menudo y tendremos que entrar a la sala de la entrevista con la cabeza alta y los hombros rectos. Todos estos pequeños trucos transmitirán seguridad y confianza hacia nuestro interlocutor.

8. “Repasa” tus aficiones

Las referencias a libros, películas o música son algunos clásicos que pueden salir en una conversación. Aunque se trate de temas más frívolos, puede que los reclutadores te pregunten acerca de ellos para descifrar tu personalidad. Por eso, ten en mente qué quieres contestar y no mientas, para que no se lleven una imagen equivocada.

9. Sigue la actualidad

Consume actualidad en el formato que más te guste, pero entérate de lo que pasa. Te vendrá bien para entablar conversaciones donde dejar patente que estás enterado de lo que pasa, que tienes opiniones propias y juicios de valor. Por otra parte, infórmate sobre las noticias del sector donde te gustaría trabajar, ya que pueden darte pistas sobre adónde enviar tu currículo.

10. Prepara tu “uniforme” de entrevista

Cada trabajo tiene unos estándares a la hora de vestir y a la hora de acudir a una entrevista hay que tenerlos en cuenta. Informarte sobre lo que se requiere es importante: si optas a un puesto en una entidad bancaria seguramente acertarás con una vestimenta más formal, como un traje, mientras que si la entrevista es en una agencia de publicidad deberás optar por algo más relajado, pero nunca informal. La Fundación Adecco recomienda colores neutros y líneas sencillas, adonde la empresa pueda “pintar su propia identidad corporativa”.