viernes, 10 de noviembre de 2017

Actividad de producción 1º y 2 Bachillerato

1. ¿Es productiva nuestra plantilla?
El año pasado, en el taller trabajaban 5 personas y el número de plazas ofertadas en los cursos impartidos en el año fueron 1.800, pero este año hemos decidido aumentar la plantilla hasta llegar a 10 trabajadores y las plazas han sido 3.800.
a) ¿Con qué número de trabajadores obtenemos la mayor productividad?
b) ¿Cuál ha sido la variación porcentual de la productividad de la mano de obra desde el año pasado a éste?
c) En base a los resultados que has obtenido, ¿ crees que ha sido positiva nuestra ampliación de plantilla?
d) Nuestra principal competidora la empresa Aguja mágica, cuenta con una plantilla de 12 trabajadores que ofertó 4.000 plazas durante el año:
  • ¿Qué empresa obtiene una mayor producción anual?
  • ¿Aguja mágica es más productiva que nosotros?
 Material
Fotografía en Flickr de Breibeest bajo CC
2. ¿Cuánto cuesta impartir un taller? 
Como hemos dicho anteriormente, este año hemos ofertado 3.800 plazas con una plantilla de 10 trabajadores fijos. Su salario anual asciende a 14.000 euros por persona.
En cada taller se entrega un kit de material (agujas, hilos, patrones, ingredientes, delantal, etc.) de un valor aproximado de 15 euros por unidad. Otros gastos soportados por Festón han sido el alquiler del taller donde trabajamos, por el que hemos pagado 6.000 euros al año, el alquiler de las máquinas de coser y de otros útiles de cocina nos ha costado 2.400 euros y por último, 300 euros que nos ha costado el servicio de asesoría fiscal y laboral. 
a) Define qué son costes fijos y pon un ejemplo.
b) ¿Cuáles son los costes fijos de Festón?
c) Define qué son costes variables y pon un ejemplo.
d) ¿Cuáles son los costes variables de esta empresa?
e) Determina los costes totales en los que incurrió la empresa durante este año.
f) Calcula cuánto nos ha costado impartir un taller por término medio este año.
3. ¿Cuántas plazas tenemos que ocupar al año para obtener beneficios?
Queremos que nuestra empresa siga adelante en el mercado, es decir, tenemos que obtener los suficientes ingresos como para cubrir la totalidad de los costes y que no tengamos que endeudarnos.
Si sabemos que el precio al que ofertamos cada taller es de 75 euros por plaza y teniendo en cuenta los costes que te hemos indicado en el apartado anterior:
a) ¿Cuántas plazas debemos ocupar para cubrir costes y comenzar a obtener beneficios?

viernes, 20 de octubre de 2017

Crecimiento externo de la empresa: ejemplos


Ejemplo de Cluster 

"Parque tecnológico aeroespacial de Andalucía: Hélice Cluster "

Ejemplo de Joint Venture 

"Coca-Cola y Nestlé: una historia de amor y odio"

Artículo de África Ariño Martín del blog IESE Insight

En marzo de 1991, dos de los consorcios multinacionales más grandes y con más éxito en el mundo de los refrescos y la alimentación, The Coca-Cola Company y Nestlé, unieron sus fuerzas para crear Coca-Cola Nestlé Refreshments Company (CCNR). La joint venture, como sus fundadoras, debía estar entre las más exitosas de su tiempo. El objetivo de la nueva compañía era la producción y distribución de preparados a base de café listos para tomar, tanto embotellados como en lata. Los preparados a base de té (Nestea) y las bebidas de chocolate (Nestlé) serían, según los planes iniciales de CCNR, los siguientes pasos en la expansión de la cartera de productos. The Coca-Cola Company ofrecía acceso a su extensa red de embotelladores de todo el mundo, así como el uso de su marca. Por su parte, Nestlé debía aportar su marca, sus fórmulas de café, su tecnología y su know-how en el proceso de producción. CCNR estaba estructurada como una empresa filial al 50%, con repartición paritaria de beneficios y pérdidas. 
Aunque en un principio las dos partes pusieron todo su empeño en hacer de la joint venture un éxito, pronto aparecieron problemas relacionados con los distribuidores y los canales de distribución, las diferentes políticas retributivas en las escalas salariales de los ejecutivos, o el cambio en la estrategia de Nestlé con relación a Nestea. La situación empeoró y, en septiembre de 1994, los socios anunciaron la disolución de CCNR. En el acuerdo se establecía que The Coca-Cola Company continuaría desarrollando el té frío (con el permiso de Nestlé para usar la marca Nestea), mientras que Nestlé se dedicaría a los productos fríos a base de café. 
En 2001, los gigantes de la alimentación y de los refrescos anunciaban que volvían a lanzar CCNR bajo el nombre de Beverage Partners Worldwide, que funcionaría como una unidad empresarial dedicada al segmento de bebidas emergentes, con especial énfasis en café listo para tomar, té y bebidas clasificadas como saludables. 
¿Por qué la joint venture no funcionó en el periodo 1991-1994? ¿Será diferente esta vez? A través de una serie de ocho mini-casos, titulados Coca-Cola Nestlé Refreshments Company, la profesora del IESE Africa Ariño ofrece una guía para encontrar las respuestas a todas estas preguntas.

jueves, 21 de septiembre de 2017

Teorías sobre la empresa

Otra vez las teorías sobre la empresa


La empresa produce bienes y servicios para el mercado, para atender necesidades de los consumidores. Para llevar esto a cabo, la empresa busca recursos fuera, habitualmente en otros mercados: primeras materias, recursos financieros, trabajadores, etc.; los pone bajo la organización del directivo, producen y vende esos productos o servicios. Lo que queda dentro son unos costes, unos ingresos y unos beneficios, que se queda el propietario. Esto vale para todas las explicaciones.
El modelo neoclásico tradicional es muy sencillo. La competencia en el mercado se encarga de fijar los precios de venta (y los que hay que pagar a los recursos productivos). La presión del mercado lleva a los directivos a organizar la producción, de modo que el beneficio sea máximo. Bajo ciertas condiciones, el beneficio máximo lleva al óptimo social. La empresa cumple su función social: proporcionar bienes y servicios de manera eficiente. Punto final.
Pero las condiciones del óptimo no se cumplen nunca. Hay costes de transacción; hay que incentivar a los propietarios de recursos para que entran en la dinámica de cooperación que la empresa necesita; hay que animarles a que inviertan en capital humano, físico u organizacional específico; hay que procurar que los recursos desarrollen sus competencias o sus capacidades efectivas. ¡Ah!, y hay que conseguir que los directivos no engañen a los propietarios, dedicándose a jugar al golf en lugar de ganar más, o quedándose con parte de los beneficios. Y así van saliendo las distintas teorías de la empresa: costes de transacción, agencia, nexo de contratos, activos específicos, derechos de propiedad, competencias o capacidaades, conocimientos… Como en la historia del elefante descrito por un grupo de ciegos, cada uno cuenta un trozo de la realidad. Pero siempre sobre la base de que lo que hay que hacer es crear valor, valor económico, y eso es la eficiencia.
¿Qué aportan las teorías que incluyen la ética, la responsabilidad social, el bien común, las teorías humanísticas, el capitalismo responsable, la sostenibilidad, el capitalismo consciente y tantas otras? Fundamentalmente, dos cosas. En primer lugar, efectos medibles en dinero, no considerados en las teorías tradicionales: por ejemplo, el hecho de que la producción lleva consigo externalidades (contaminación, congestión, cambio climático, generación de conocimiento científico, conocimiento tácito, etc.), o nuevos riesgos (el que invierte en capital humano específico de la empresa contribuye a los beneficios de esta, pero él puede quedarse arrinconado y salir perdiendo). De alguna manera, es volver al modelo básico, presentado más arriba, y complicarlo con los fallos que se producen en ese planteamiento, que vienen a ser los fallos del mercado, tal como los conocemos desde siempre.

Para leer más: Teorías sobre la empresa