Economía 1º Bachillerato 2013/14

Loading...

martes, 16 de septiembre de 2014

Mildred Pierce



MINISERIE: El director Todd Haynes (I’m not there) dirige a Kate Winslet, Guy Pearce y Evan Rachel Wood en esta serie de seis capítulos ambientada en 1920. Winslet, que ganó el Emmy (de los 21 que estaba nominada la serie) a la mejor actriz dramática por este papel, hace de una ama de casa que, tras separarse de su marido en plena Gran Depresión, decide montar su propio restaurante. Es todo un dramón, pero tiene una gran calidad.


lunes, 15 de septiembre de 2014

El ‘niño emprendedor’ británico abre su tercera empresa con 9 años

 Leer artículo completo

HenryPatterson
Henry Patterson comenzó su primera aventura empresarial con siete años. Actualmente, ha abierto una tienda de chucherías online que ya ha recibido más de cien pedidos.

El emprendedor británico más joven abre su tercera empresa a la temprana edad de nueve años. Henry comenzó su primera aventura empresarial con siete años, vendiendo sacos de estiercol a un libra. Más adelante, el nilo abrió una tienda en eBay donde vendía cosas compradas a tiendas de caridad, logrando unos beneficios de 150 libras. Ahora, ha abierto una tienda de gominolas online, llamada Not Before Tea (No antes del Té).

viernes, 5 de septiembre de 2014

¿Por qué es un problema la baja inflación?


No hay suficiente inflación

La persistente debilidad de la economía impide a los trabajadores negociar sueldos más altos y obliga a las empresas a rebajar los precios. Es un círculo vicioso

"Venta ambulante Gourmet"








Nueva idea de negocio en Sevilla:
¿Comida rápida al alcance de todos? La idea no tiene nada que ver con los típicos puestos de churros, hamburguesas o perritos vinculados a las ferias o a los que se instalan junto a los centros y locales de ocio nocturno. Es otra cultura, la de comer calidad en la calle a buen precio. Y no es descabellada. Sushi de salmón ahumado, chupa-chups mar y montaña con mayo de curry o palomitas de bacalao son algunas de las exquisiteces que ofrece este gastrobar sobre ruedas. Pedir, pagar y comer platos gourmet en apenas 15 minutos. Ésta era la idea: el concepto de comida rápida, o fast food, y el de comida basura no van necesariamente de la mano. 

viernes, 25 de julio de 2014

"Estrategias de los restaurantes para facturar más"

La hostelería cuenta con numerosas estrategias de cabecera para incrementar el montante total. Disimuladas argucias que pasan desapercibidas en un primer momento, pero en las que caemos una y otra vez. Desde el campo del marketing y de la psicología del consumo se han estudiado en profundidad todas estas prácticas encaminadas a incrementar las ventas en el sector de la hostelería.

No acompañar los precios con el símbolo del euro (11,50 en lugar de 11,50 €),  la mejor forma de evitar el sentimiento de culpabilidad del cliente por el dispendio es ignorando el símbolo.

Establecer los precios en un múltiplo de cinco, el clásico 9,99, se asocian, inconscientemente, con productos de baja calidad. En cambio, los que terminan en múltiplos de cinco se perciben de manera más positiva.

Describir los platos al máximo, en lugar de poner sólo el nombre. “Hamburguesa de buey con frutos rojos, paté de hígado de cerdo ibérico, tomates maduros de huerta ecológica, rulos de queso de cabra con corteza enmohecida, aros de cebolla caramelizada y canónigos y rúcula fresca”. Esto es, una “hamburguesa completa”, sí, pero mucho más atractiva y justificadamente más cara.

Poner nombres propios a los platos. A los clientes les atraen más los nombres de los platos con connotaciones familiares y caseras. Es decir, “las rosquillas de la abuela Carmen”, las “manzanas asadas al horno al estilo tradicional” o las “filloas de la tía Manuela” son nombres que generan confianza.

Buscar la autenticidad recurriendo a indicaciones geográficas. Añadir la procedencia del alimento al nombre del plato es otro de los trucos recurrentes para resaltar su supuesta calidad y, por tanto, vender más y más caro. 
Acompañar los platos estrella con una fotografía. Destacar visualmente los mejores platos ofertados, generalmente los de mayor precio.
Utilizar el señuelo de los mariscos. Poner en la carta platos muy caros, con unos precios que tripliquen los de la media de la carta, sirve como señuelo, pues invita a compararlos con el resto y tener la percepción de que estos son más baratos de lo que realmente son. Aunque quizá nunca se sirvan estos “platos señuelo”, se utilizan para que el comensal piense que el precio medio del resto de la carta es razonable.

Situar los platos más rentables en la parte superior de la página impar.  Los clientes suelen centrar su atención en la parte superior derecha, por lo que los restaurantes acostumbran a situar en este espacio los platos más rentables.
Facilitar la elección con menús degustación. Aunque normalmente los menús degustación ofrecen una cantidad razonable de comida, suelen ser la opción más rentable para el hostelero.

Tener música ambiente, preferiblemente clásica, pues hace que el comensal se sienta más pudiente y con la obligación de hacer un dispendio mayor, mientras que si se trata de música pop las ventas pueden llegar a disminuir hasta un 10%.